domingo, diciembre 31, 2006

Film Noir (3)

-¿Si?

-¿Qué pasa? Llevo horas intentando localizarle.

-Tenemos problemas.

-Sé que hay problemas, por eso le llamo.

-Ha habido un imprevisto con el que no contábamos, un accidente. Dos personas estaban en el sitio equivocado.

-¿Accidente? Con los duendecillos amarillos no hay nunca accidentes, le dije que sería peligroso hacer negocios con ellos.

-Lo que ha pasado no era lo acordado. El Sr. Azul tenía previsto una “hoja de ruta”, se había pactado una salida ficticia de los duendecillos amarillos del negocio de forma temporal. De esta manera la clientela de los duendecillos amarillos podía salvar la cara durante un tiempo, el necesario para encontrar una forma de formalizar su reentrada en el negocio de forma totalmente legal para el mes de Mayo próximo, al Sr. Rojo, como actual propietario también le convenía, reforzaría su posición frente a los antiguos propietarios. Pero le repito, esto no era lo acordado. Primero había que hacerlo público, y luego habría tiempo para alguna puesta en escena, no tan contundente como lo de ayer, claro. Alguien se ha ido del la mano, puede que haya disensiones entre los duendecillos amarillos.

-No, no creo que haya disensiones entre ellos. Los duendecillos amarillos quieren todo el pastel, y lo quieren ahora.

-No es eso lo que cree el Sr. Azul, tenía garantías por parte de ellos.

-El Sr. Azul no sabe por dónde va. Ayer le vi por televisión, no sabe cómo salir.

-El Sr. Azul y el Sr. Rojo…

-¡Olvídese del Sr. Rojo! ¡Es un pelele! ¡¿No se da cuenta de que está K.O.?!... Bien, ¿qué hacemos ahora, podemos cambiar al Sr. Azul?

-No, no. Todavía no es el momento, hay que aguantarlo un poco más. Si no lo exprimimos del todo puede que tengamos problemas. Hay que actuar con calma.

-¿Qué hacemos ahora? ¿Se confirma el “accidente”?

-Sí, parece que sí.

-¿Entonces?

-Hay que enfriar la situación, todo lo que podamos. Esto lo retrasa todo, ya no podemos llegar a Mayo en las condiciones pactadas. Otra posibilidad es forzar una ruptura en los duendecillos amarillos, los clientes de los duendecillos amarillos se quedarían con la parte menos “fogosa”, digamos, y claro, nosotros con ellos. Aunque esta última posibilidad es más complicada, en cualquier caso no hay que perder el contacto con los clientes de los duendecillos amarillos, los canales abiertos por el Sr. Azul siguen abiertos.

-Creo que no se da cuenta que los clientes de los duendecillos amarillos realmente controlan a éstos. Ayer escuché a su representante, parece que lo esperaba todo, y no se le veía especialmente asustado ni confuso. Creo que nos tienen cogidos.

-…

-¿Me oye?

-Sí le oigo. Mire no hay que ponerse nervioso…

-¡Yo no me pongo nervioso, pero creo que no saben cuál es la situación, creo que la estupidez del Sr. Rojo ha acabado por contagiarles a todos…!

-¡Escúcheme usted a mí! ¡Sé perfectamente cuál es la situación, la situación es que usted está tan metido en esto como yo! ¡La situación es que no es el momento de abandonar nada, puede que sea el momento de que usted empiece a hacer algo!

-…De acuerdo…Hablaré con el Sr. Negro, puede…

-Olvide al Sr. Negro y empiece a mover los hilos. Necesitamos que esto se enfríe, y rápido. En cuanto al Sr. Azul y el Sr. Rojo ya me encargo yo, déjemelo a mí.

-Me preocupa que alguien se vaya de la lengua, sobre todo ahora. Los duendecillos amarillos están muy nerviosos.

-Escuche, haga su trabajo y yo haré el mío. Si sucede algo en ese sentido ya nos ocuparemos cuando toque.

-Está bien…Estaremos en contacto, adiós.

-Adiós.

Valencia, treinta y uno de Diciembre. Ultimo día del año. En principio me fijé esta fecha como tope mínimo, pero voy a seguir con este blog. Tenía una entrada guardada en ordenador, escrita hace algunas semanas, como despedida, la he borrado. Seguiré a pesar de las inclemencias meteorológicas. Non interruptus.

P.D. Posiblemente dos muertos, Moratinos parece haberlo confirmado, los han matado los de siempre. Sí Zapatero, los de siempre, los que tanto te gusta verificar, los que te tienen cogido. No todo son malas noticias, un genocida ha muerto ajusticiado, no se merecía otra cosa.

3 comentarios:

El Cerrajero dijo...

Y con todo Rodríguez el Traidor --el nombre del protagonista por accidente-- sigue alimentando a la bestia negra de la txapela... terrible...

marce dijo...

Claro que tienes que seguir y mas ahora que te he enlazado yo,excelente entrada y muy apropiada,hay muchos personajes que harian las delicias de los seguidores del cine negro entre el gobierno y sus amigos,la pena es que son de verdad.

QRM dijo...

Estoy deseando ver el final de esta película de cine negro. Me temo que va a acabar mal.

PD: Me acabo de percatar de que me he equivocado en la entrada de SPQR, y la he colgado en Status Civitatis. Ya lo he corregido. Como sueles colgar tus entradas los domingos o lunes, espero no haberte desconcertado. Fue un error, ya subsanado.

Saludos.